Difícil no recibir un flechazo directo al corazón al ver estas imágenes ¿verdad? Me temo que sólo he podido entender que este piso está en Madrid, pero me da igual lo que me cuenten o me dejen de contar. Yo ya lo he “comprado” entero, desde la zona de lectura del altillo a la Smeg negra de la cocina, del aseo empapelado al aparador de la segunda foto, del edredón a cuadros maxi en vichy azul y blanco a la magistral lámpara Pipistrello de Gae Aulenti. Qué más da no saber sueco con unas fotos que hablan por sí mismas. Ehhhhh!! Esperad!! Acabo de encontrarme un artículo que fue publicado en la revista Elle con estas mismas fotos. En ellas dicen que este dúplex de 95 m2 fue en su día un almacén de plátanos ¿?! dentro de un palacete…. (Por cierto, cuña publicitaria: hay una lámpara con gotas de cristal parecidísima a la de la primera foto aquí). [] Difficult not to fall inmediately in love with this Madrid apartment at the first sight, don’t you agree? I love every single detail, from the black Smeg fridge to the bookshelves in the upper floor, from the XXL pattern on the bed to the vintage sideboard of the second photo; from the wallpapered podwer room to the Gae Aulenti’s Pipistrello table lamp in the living area. (Now, let me suggest you to visit this link in case you’ve also fell in love with the glass drops chandelier in the first image… and this link if you want to practise your Spanish)









Fotos [] Photos: Luis Ridao via Vartnya Hem