“Soy bloguera. La necesito. Tengo una tienda online. La necesito. Es una inversión. La necesito. Soy bloguera. La necesito. Tengo una tienda online. La necesito….” Así, como un mantra llevaba yo un buen tiempo diciéndome a mí misma que hasta aquí habíamos llegado con la Canon 350D. Una cámara que lleva conmigo, como fiel escudera, estos últimos 3 ó 4 años.

He aprendido mucho con ella, la he traído y llevado por mil lugares, tratado con poco mimo y estrujado al máximo. Pero ya no daba más de sí. Y a la vez que empezaba a desesperarme, cada vez veía con una mezcla de envidia y deseo las fotos que veían en algunos blogs, tan nítidas, tan luminosas, tan, tan, tan…. Así que ayer fue el día del cambio. No estaba en mis planes, pero una Canon 650D de oferta se cruzó en mi camino, acompañada de un objetivo 55-250mm. Fue poner mi ojo tras ese nuevo objetivo y el mantra que me repetía a mí misma bajito, bajito desde hacía semanas, salió como un misil de mi boca. “Sí, me la llevo. LA NECESITO”. (os diré que el amable vendedor no salía de su asombro de que menda solo tuviera un objetivo, el básico 18-55 mm. Y me pregunto yo ¿acaso soy la única???)

Eso fue ayer por la tarde y de noche, ya en casa, con poca luz y sentada en el sofá del salón, me dio por sacar las primeras fotos al tuntún, sin leer el manual, sin tocar ningún botón, y me apetecía compartirlas con vosotr@s. Desde ayer noche el mantra que me repito sin parar es “¿cómo he podido tardar tanto?. Soy boba perdida. ¿por qué no la probé antes?. Soy boba perdida. ¿cómo he podido…”. La sensación fue muy parecida a mi salto de PC a Mac. Bueno, seguro que ya os ha pasado en una cosa u otra. Con mi marido, gaitero, que no acababa de entender el porqué de mis risas y mis saltos de alegría, he tenido que usar el símil con las gaitas que fabricaba mi suegro (piezas muy cotizadas) frente al resto. No hicieron falta más explicaciones 😉

Estoy tan contenta con el cambio que hasta me he animado con un autorretrato. Sin photoshop, con mala luz y a las bravas. Así soy yo al natural, después de un día de no parar. Un boba perdida tras el objetivo de su deseada nueva cámara.

Y aquí os dejo un par de fotos que hice ayer, así sobre la marcha. El mismo encuadre, misma luz, mismo todo. Aquí no se ve muy bien, pero lo principal es que la de la derecha está hecha sin trípode y está casi nítida, amén de la calidad. Bueno, que estoy como boba pero sin el como. Eso sí, boba de felicidad ;). · Yesterday I finally gave a rest to my old Canon 350D, that I’ve been using for the past 3 or 4 years and bought a brand new Canon 650D. I can’t tell you how happy I am with the change, although I haven’t have time to try. I only had time to take these few shots yesterday evening. But I promise you I will use it very often. I’m so excited!!

Prometo aburriros hasta la saciedad con mis nuevas fotos. Luego no digáis que no os avisé.

make a gif