No hemos vendido aún nuestra casa (sí, tenemos pensando mudarnos de la zona rural a la ciudad) y ya estoy pensando en cómo será la nueva, qué azulejos irán en los baños, cómo será la distribución –open space, seguro, es decir, cocina abierta a comedor y salón-, ¿papeles pintados?, de qué colores nos gustarían los muebles de la cocina, qué muebles llevar y cuáles dejar, dónde encontrar esa gran mesa de madera que protagonizará el espacio… Y es que en estos 9 años que llevamos aquí y que coinciden con los casi 9 también de blog -una cosa y la otra van unidas, ya que Vintage & Chic surgió con las ganas de compartir mis hallazgos online y los avances en su decoración – ha habido una verdadera revolución digital y hay mil cosas que no haría como hice; he visto tanto y tan bueno que he aprendido un montón; tenemos a nuestras disposición toneladas de inspiración en Pinterest, Tumblr, blogs y en las webs de interioristas y revistas de decoración del mundo entero, y sobre todo, tenemos acceso libre e inmediato a catálogos de fabricantes de todo tipo de materiales y tiendas especializadas en la que comparar fácilmente distintas opciones y ahorrar un montón de tiempo a la hora de comprar (mi último descubrimiento: Materiales de Fábrica). El no va más, vaya. Así que en mi cabeza bullen tantas ideas que lo que ahora me cuesta de verdad es tener claro lo que quiero, que marido siempre delega en mí estos temas :).

Y aunque no tenemos ninguna prisa en irnos de aquí, reconozco que tengo algunos tableros (secretísimos :)) en Pinterest rebosantes de ideas, especialmente de cocinas y baños, que al final son las piezas que requieren más inversión y que son más difíciles de cambiar en caso de que nos cansemos más adelante. Y aunque ni siquiera tenemos claro a estas alturas si comprar o alquilar, aquí estoy yo  buscando ideas para cuando llegue el momento de la mudanza. Que por soñar no quede.

Hoy quería compartir contigo algunas de las ideas que he ido recopilando para el baño principal. Y es que tengo dos estilos claros para él. Uno de ellos es moderno y actual, en blanco y negro, y quizá con algún toque de madera natural, nueva o antigua, quizá con algo de mármol blanco, y grifería llamativa, ¿dorada?. Puede ser. El otro estilo que valoro es otro más “rústico” y cálido, con madera y tonos tierra. Aquí van unos cuantos ejemplos de lo que tengo en mente para esta primera opción: Sofisticado blanco y negro. A ver qué te parecen…

Fotos superiores: Helen Bankers. Interiorismo: Katie Scott Design via Homes to Love

Interiorismo: Katie Martinez via Desire to Inspire

Fotos: Rikki Snyder via Elle Decor 

Foto: Pia Ullin via My Domaine 

Foto: Trevor Mein. Interiorismo: Auhaus  via Domaine

EM Architecture via Dwell 

Doswell McLeanOrchard Keepers via Est Magazine

Foto: April Mac Photography via The styling edge via One Kings Lane

Interiorismo: Studio Matsalla

Foto: Paul Massey. Interiorismo: Studio 103

Interiorismo: Chrissy & Co

Fotos: Justin Alexander via Contemporist

Fotos: Bartlomiej Senkowski via Design Milk

Creo que me he ido un poco a demasiado negro en estos últimos tres ejemplos, pero me parecen tan especiales…

¿?

Interiorismo: Colin Radcliffe

Ah, y por supuesto, habrá que decidir si bañera o ducha, aunque creo que esto último lo tenemos claro los dos. Aquí te dejo un enlace por si andas buscando columnas de ducha. Yo ya he fichado un par, aunque lo del dorado lo veo complicado…

Si te has quedado con ganas de ver más, en este enlace encontrarás otra tanda de baños que encajan en esta idea de blanco y negro, aunque con paredes empapeladaas. ¡Espero que te guste!

*este post incluye enlaces patrocinados