Un mismo espacio, dos lámparas distintas…

Ya sabes que aquí en Vintage & Chic tenemos desde un año una tienda online de iluminación de cabecera, Lamparas.es, un especialista en iluminación con un catálogo realmente excepcional que incluye más de 4.000 modelos distintos, que ofrece propuestas para todos los estilos decorativos y que cuenta además una útil herramienta de búsqueda para que puedas encontrar ese aplique o plafón, esa lámpara de mesa, de pie o de techo que llevas tiempo buscando para dar el toque maestro a un rincón de casa sin dar demasiadas vueltas.

Hoy vengo a compartir contigo 5 trucos “iluminativos” que yo he aplicado en mi casa y que, humildemente, pienso que funcionan para dar un estilo más personal a cualquier espacio, solucionan problemas y ayudan a hacer nuestros hogares más acogedores. Ah, y no olvides ir hasta el final del post ¡¡porque sorteamos una pareja de luces nocturnas o quitamiedos !!

Allá van mis 5 trucos o consejos…

1. Atrévete a mezclar distintos estilos de lámpara para un mismo espacio. Con el paso de los años cada vez lo tengo más claro: en la mezcla está la clave; juntar antiguo y nuevo; industrial y nórdico; minimalista y barroco. ¿Tienes una araña de herencia con mucho brilli-brilli y mil volutas? Pues hazla convivir con una pieza de un estilo opuesto, una lámpara de diseño minimalista o quizá una de estilo nórdico con madera clara y una sencilla pantalla blanca. Algo me dice que la combinación será todo un acierto…

Mi experiencia: salvo la pareja de apliques en el cabecero del dormitorio y los halógenos del pasillo, que son iguales entre sí, el resto es pura mezcla en cada una de las estancias. Sin ir más lejos, la lámpara del comedor, una pieza alemana de los 60 con 6 bolas de cristal, convive con unas lámparas de pie de diseño de metal y madera. Y funciona.

2. No tengas miedo a descolgar tus lámparas más abajo de lo habitual… muy abajo. Lógicamente esta idea no es válida para zonas de paso, pero sí para ese rincón de lectura junto al sofá o sobre la mesa de centro (mira aquí debajo), sobre la mesa del comedor o de la cocina, o incluso para descolgarlas sobre las mesitas de noche. Te diré que las he visto descolgadas sobre una bañera de patas, adueñándose de todo el protagonismo y aunque la parte práctica no acaba de convencerme, bonito sí que era :). ¿Ves estos comedores? Pues eso. Acerca la luz a las mesas y crearás un extra de calidez y más iluminación.

Mi experiencia: Yo lo he hecho en la mesa de la cocina y en la del comedor y los desayunos y comidas saben mejor :)

3. Si el espacio a iluminar es grande, dispones de pocos puntos de luz en el techo y aún menos ganas de ponerte a picar, las lámparas de pie son una fórmula fantástica y muy decorativa para colocar una buena fuente de iluminación allá donde quieras sin sacar el taladro. Funciona igual de bien en la entrada, en el salón o en un dormitorio. Puedes colocar dos iguales a ambos extremos del sofá, o incluso poner dos bien distintas cerquita. Ya sabes ¡mezcla!.

Mi experiencia: es la solución que he encontrado para iluminar el salón. Dos lámparas de pie de un estilo (son del mismo diseñador) pero distintas, una de madera y otra de metal, que siempre están encendidas…

4. Atrévete a transgredir y fíate de tu instinto: si te gusta esa pequeña araña de cristales en el baño o en la cocina (no, no estás loc@; no tienes más que echar un vistazo al blog ;)), o te imaginas ese aplique de tijera de aires industriales junto al espejo del baño o incluso colgando del techo ¿quién te lo impide?. Es más divertido crear tendencias que seguirlas ¿no te parece?.

Mi experiencia: tengo sendas arañas de techo (pequeñitas ambas dos) en dos de los baños de casa. Es un chute de personalidad instantáneo. Ah, y luego está la lámpara que se descuelga por el hueco de la escalera. El constructor no entendía para qué la quería ahí. Creo que sigue sin hacerse a la idea…

5. No abuses de la iluminación del techo. Utiliza varios puntos de luz (sobremesa, apliques, pie) en lugar de exclusivamente la luz del techo para crear un ambiente más cálido y crear zonas en un mismo espacio. Mención aparte merecen esos muebles o elementos decorativos, como zócalos o cenefas, que incorporan luces indirectas. Viva la retroiluminación.

Mi experiencia: en el dormitorio tenemos un plafón con 12 puntos de luz que tan solo hemos encendido unas pocas veces. Es un elemento decorativo único, pero tenemos una lámpara sobre una cómoda, junto a la puerta que encendemos nada más entrar y con los apliques a ambos lados de la cama tenemos toda la luz que necesitamos, el ambiente no puede resultar más acogedor y nos estamos ahorrando una dineral en electricidad (o al menos eso espero)…

Y después de mis consejos, que espero sirvan para poner luz a la decoración de tu casa :)…

y todos los detalles del sorteo prometido...

Sorteamos esta pareja de luces nortunas LED con forma de manzana, que resultan perfectas como luces quitamiedo en un dormitorio infantil o como luz ambiente en cualquier habitación de casa. La parte superior de la manzana se ilumina con 7 colores distintos que van cambiando de forma automática, aunque si lo prefieres, puedes dejarlo en un color fijo de tu elección. Y para apagarlo no tienes más que soplar o hacerlo de la forma tradicional, con su interruptor. Mide 8,5 cms de diámetro y puedes verlas con detalle aquí.

No me digas que no es un regalo apetecible…

Para participar no tienes más que cumplimentar este cuestionario con tu nombre, mail y un teléfono de contacto que solo usaremos para contactarte caso de que resultes ganador/a y ser seguidor/a de su cuenta en Facebook.

Sorteo exclusivo para residentes en España (incluye islas Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla)

¡TIENES HASTA EL PRÓXIMO VIERNES 9 DE JUNIO PARA APUNTARTE!

Anunciaremos el/la ganador/a a través de redes sociales y actualizando esta entrada el lunes 12 de junio.
*Post escrito en colaboración con Lamparas.es. Todas las opiniones son mías.