No me atrae nada cocinar (pero nada… ¡nada!), así que me parece imprescindible que al menos la cocina sí me guste. Y la elección del tipo de luz y de lámparas me parece vital para crear una atmósfera agradable (lo siento, tengo alergia a los tubos fluorescentes que, casi por decreto, tenían antes todas las cocinas). Además estoy convencida que en la cocina hay vida más allá del alicatado hasta el techo y las cortinas con frutas y teteras ;). Yo soy más de pintura y papel en la pared, bueno y también de unos bonitos azulejos donde sean realmente necesarios!. Aquí podréis ver más cocinas SIN fluorescentes, y aquí, ideas para lámparas vintage del Bazar Vintage & Chic, algunas de las cuales me las puedo imaginar perfectamente sobre la mesa de la cocina… · I’m sorry, but I don’t like cooking. I mean: I don’t like cooking AT ALL! That’s why I think it’s so important to have a nice kitchen where, at least, I could feel at ease. To me, the light it’s a key element when decorating it, natural light if possible…. You know, when I was a kid in Spain all kitchens seemed to be identical: all the walls tiled up to the ceiling and with awful fluorescent lighting. I’m so happy when I find kitchens like the ones above, bright, fill with personal objects, beautiful and even cozy! More kitchen inspiration here. And here some vintage ceiling lamps from the Vintage & Chic Bazaar I think fit perfectly on top of the table area.