micasa

Unlofting. O del arte de poner las paredes justas y necesarias.

Un-lofting. Lo que viene siendo “Desloftearse”, dejar la vida loft detrás. Unlofting es el ingenioso concepto que el equipo de interioristas de Egue y Seta utilizan para definir la necesidad de volver a poner tabiques, de separar estancias según usos y de crear zonas más privadas dentro de casa después de que una vivienda careciera […]

Pequeñas historias de archivo

Historia de un banco (con final feliz) [] The story of a bench (with a happy ending)

Érase una vez un banco triste y abandonado al que ya nadie quería. [] Once upon a time there was a bench that nobody seemed to love anymore.
Un pequeño banco que en su día habría lucido bellísimo a los pies de una gran cama. Posiblemente acompañado de unos mullidos cojines. Quién sabe. [] A small bench that probably one day was the most cherised furniture in a bedroom, maybe sorrounded by some beautiful cushions.

Pero hacía tiempo que el banco había sido arrinconado en el desván, con su madera estropeada y su vestido desgarrado y sucio ¡oh, su vestido! [] But now it was nothing more than an old, dirty bench, left abandoned in a corner of a garage.

Hasta que un día alguien reparó en su belleza, es sus líneas suavemente torneadas, en el trabajo que unas manos expertas habían dejado ahí para ¿siempre? y quiso darle una segunda oportunidad. La oportunidad de cambiar de vida, de mejorar, de prosperar. [] Until one day, someone discovered the beauty hidden in it: the shape of the legs, the carving details and it had finally a second opportunity. The promise of a new life.

Además una amiga, una querida amiga de su restacadora necesitaba justo una pieza así para la entrada de su casa. Y pronto sería su cumpleaños… [] Besides, a close friend to the “rescuer” was about to celebrate her birthday and she needed something like this for the new hallway…

Pero los meses fueron pasando, las dudas no acababan de aclararse y la realidad se imponía, así que la rescatadora decidió llevar el banco al tapicero. Y en solo unos días el banco sonrió de felicidad al verse vestido de japonés. Y la cumpleañera recibió su regalo y también sonrió (y sonrió, y sonrió). Y ambos fueron felices para siempre. Y la rescatadora fue también feliz al recuperar un metro cuadrado de su taller -y ni os cuento el marido de la rescatadora!!-. [] But months went by and the bench was still undressed. Until one day the bench visited the upholsterer and it could smile again. And the birthday girl got her present and also smiled. A lot. And the rescuer could finally use the space where the bench was staying for months and months (wonder about rescuer’s husband smile too!)
Colorín, colorado este cuento de rescate se ha acabado. [] And this is the end of the story. A story of a makover. By me ;)
Las fotos están sacadas ayer mismo en el paseo marítimo de Candás, con el mar cantábrico al fondo. La tela es el modelo Matsuyama de Gastón y Daniela que ya os había enseñado aquí (hay ahora mismo un gran taburete en el Bazar tapizado igual), y aunque la idea original era tapizarlo con tela de saco, al final no encontré más que arpillera, y no acababa de cuadrarme. Si buscáis algo parecido no tenéis más que contármelo. Ah, el antes del banco podéis verlo aquí. [] I took the photos yesterday by the small asturian village of Candás. The fabric is the Matsuyama design by Gastón y Daniela (I have a big stool with the same fabric here), and though I originally wanted to use sackcloth in it, I finally made up my mind for these gorgeous geishas fabric. Want to see the “before“?

Y no podía dejar de compartir esta foto. Y es que esta tela es tan bonita que sirve hasta como obra de arte sobre un lienzo en la pared. [] I can’t help posting this photo. A gorgeous idea. Do you recognise the fabric??

 

Fotos [] Photos: Todas de Vintage & Chic, excepto última via Homeworkshop [] all from Vintage & Chic excepting for the last, via Homeworkshop

8 comentarios

  1. 20 mayo 2011

    The fabric was an inspired choice. So much more interesting than sackcloth! It is a stunning piece, once more. I LOVE a good rescue!

  2. 20 mayo 2011

    Y vivieron felices y no comieron perdices porque eran vegetarianos…

    Gracias, gracias, gracias!!!

  3. 20 mayo 2011

    me encanta cuando haces estos post en los que imaginas la vida de una pieza, yo también lo hago cuando las veo :)

  4. 20 mayo 2011

    ¡¡Qúe regalazo!! Quien te vería en pleno paseo de Candás haciendo fotos. Seguó que más de uno quedó bien intrigadopor la finalidad de semejante sesión fotográfica. Al grano… finalmente tu eleción de la tela quedó requetebien. Una pasada… Besos y feliz fin de semana. Ana

  5. 20 mayo 2011

    Ha quedado precioso¡¡¡¡ La tela es impresionante, tengo predilección por todo lo japonés, me ha encantado¡¡¡

    VV.

  6. isabel
    21 mayo 2011

    Que buena fue la rescatadora….!!!!!!! Que guapo es el post. Y es que además esa tela de gastón siempre me encantó….

  7. 23 mayo 2011

    llevaba tiempo sin hacerte una visita y este banco me ha enamorado. Es una preciosidad. Un puntazo esa tela japonesa. Felicidades

  8. 23 mayo 2011

    Acabo de leer la entrada de María del Roxo y he descubierto tu blog. Me encanta, ya tienes una nueva seguidora.
    Un besito
    Isabelnotebook





Te recuerdo que está activada la MODERACIÓN de comentarios, única manera de librarnos de spam y trolls, así que es posible que tu comentario no sea publicado de forma inminente y tengas que ESPERAR UN POCO PARA VERLO. ¡Gracias por tu paciencia!

Bazar Vintage & Chic: piezas con historia y mobiliario nuevo personalizable

Han hablado de V&C