Viviendo como en el campo… en Saint Germain des Près

Sí, el gran ventanal corredero que se ve a la izquierda de la imagen conduce a un patio interior, es decir, que aunque estás en una ciudad tan grande como París, puedes disfrutar de un pequeño vergel privado. Y si además añades una mesa de madera antigua y una pared de ladrillo, en esta cocina […]

Pequeñas historias de archivo

Despidiendo el año con mi #2017besttwelve · My #2017besttwelve

Se acerca ya el fin de un año que tengo la sensación que cierra un ciclo en mi vida.

Un año bisagra que si tuviera que definir con una sola palabra sería CAMBIO. QUIZÁ INFLEXIÓN.

Para muestra este mismo botón. Acabo de darme cuenta que 2016 lo cerré en el blog con posts que resumían el año decorativo en Vintage & Chic, lo mejor de lo publicado en los doce meses anteriores, posts llenos de ideas e inspiración para decorar. En 2015 también cerré con casas bonitas, 2014 fue otra cosa y tuvo como colofón otra reflexión personal, pero 2013, 12, 11, 10… El caso es que este año no he preparado nada decorativo. Rien de rien. Y ni siquiera ha sucedido por falta de tiempo, que también, sino porque ni se me ha pasado por la cabeza. Este diciembre estoy realmente en otra galaxia tras un verano y un otoño que han supuesto una revolución en mi vida.

Muchas cosas, muchas, han cambiado en esta segunda parte de 2017 en mi día a día, en mi cabeza, en mi forma de hacer y también de pensar; algunas han sido irreversibles y para peor, pero otras, muchas, han supuesto un cambio a mejor, el final de una etapa que sugiere otra muy ilusionante, así que aunque 2017 quedará marcado en mi vida para siempre como el año en que despedimos a mi padre, ha sido también un año lleno de lucecitas que brillan suave y que iluminan un camino que esperamos más brillante de lo habitual. A ver qué pasa. El final de un ciclo y el inicio de otro que empieza en 2018.

Eso sí, no quería dejar de compartir desde aquí mi #2017besttwelve, siguiendo la estela del del año pasado (acabo de verlo y me he quedado fascinada redescubriendo mi pasado :)). A expensas de que me pase algo enorme entre hoy y mañana, aquí va esta concentración de hits:


(de izquierda a derecha y de arriba a abajo)

  1. La primera foto de 2017 en la cuenta de Vintage & Chic en mi red social favorita: instagram. No sé cuántos éramos por allí hace un año, pero ahora somos 33.500. Una verdadera burrada si me imagino saludando a todas esas personas una a una, pero muchos menos de los que quizá deberíamos ser, según dicen los expertos del asunto… a los que tengo la buena costumbre de no hacer ni caso. Recuerdo que ya tenía mi objetivo pepino (el Canon 24-70 F 2.8 II USM), pero la cámara y la fotógrafa hacían lo que podían :). Luego, allá por primavera llegó la Canon 6D a mi vida y bueno, hay un antes y un después increíble. Ver punto 9.
  2. Sin duda, 2017 queda marcado en mi calendario vital como el año que vendimos nuestra casa. Esta de nuestro salón es esta foto es la que más personas vieron en el instagram de Vintage & Chic en todo 2017, después de la 4ª.
  3. Un año en el que seguí buscando piezas únicas para la tienda y en el que el taller aún estuvo a un ritmo imparable. Aunque no tengo un listado muy fiable, que #nomedalavida, son seguro 100 ó 150 los objetos con historia o nuevos que han pasado por mis manos en el taller. Unos 8/9 años después, sigo sin dar crédito a la suerte que tengo de
    …seguir leyendo

Bazar Vintage & Chic: piezas con historia y mobiliario nuevo personalizable

Han hablado de V&C