Una casa con mucha solera y nombre propio en Morelia

El nombre -propio- es Casa Michelena, el estilo, una mezcla de barroco español en la piedra, alma mexicana allá donde mires y piezas de mobiliario y decoración de acento europeo de mediados del XX, el lugar, el corazón de Morelia, la capital del estado de Michoacán, y la casa-palacio, una joya declarada monumento histórico. En […]

Pequeñas historias de archivo

Una colorista casa en Edimburgo y un blog deco a seguir · A colorful home in Edimburg + a decor blog to follow

Bueno, menudo descubrimiento que acabo de hacer. Últimamente oigo decir, con bastante frecuencia y mucha incredulidad por mi parte, que ya no hay espacio para los blogs, decoración incluída, que están pasados de moda, que ya nadie lee blogs y que con las redes sociales vas que chutas y sí, es verdad que posiblemente ya hay tanto ahí fuera que casi nadie, yo incluida, tenemos tiempo para leer tantos blogs como antes… salvo que lo que nos cuenten realmente merezca la pena el esfuerzo de hacer clic. Y es que ya no hay tiempo -y nunca debió haberlo- para blogs de copio/pego sin más, que jamás ofrecen contenidos originales o una visión personal, que no mencionan fuentes y que son poco más que un pastiche de fotos sacadas de pinterest… pero yo estoy convencida que hay sitio para blogs que tienen una voz propia, que cuentan historias, blogs de calidad de esos que enganchan, los que perduran, los que suman. Seguro que ya tienes al menos 3 ó 4 nombres en la cabeza. Y cuando mueran los blogs, que morirán como tales, esas voces personales con tanto que decir se moverán a otros formatos y santas pascuas. Y para mostrar y demostrar que los blogs tienen aún mucho que aportar incluso los que empiezan hoy día quería hablarte de Emily Murray, una periodista/redactora británica de casi 40 años que fundó su blog The Pink House en 2016, un blog que cosechó sus primeros premios al poco de empezar y que ya cuenta con más de

…seguir leyendo