Te reto a que cuentes el número de vanos y arcos de forma redondeada por piezas de mobiliario y lámparas curvilíneas. Solo las ventanas de madera se salvan de esta locura por las curvas que tan bien le sienta a este piso de los años 40 completamente reformado. Y luego, claro, están las butacas firmadas […]