Una casa pensada a escala de los más pequeños

Hace demasiado tiempo que no me acerco al país vasco francés, pero en unos días iré hasta Zarauz a llevarle unos muebles a una clienta de mi tienda*, así que es la excusa perfecta para acercarme a Biarritz, una pequeña ciudad con un encanto muy especial, con su mezcla aristocrática y rural, su “cantábrico al revés” -una sensación extraña si, como yo, estás acostumbrado a que las playas cantábricas miren al norte-, sus tiendas con encanto y su concurrido paseo marítimo. Hoy volvemos virtualmente hasta allí, después que la pasada semana te enseñara esta preciosa casa de vacaciones, para descubrir un piso acogedor de 150m2 y aires nórdicos, llenos de materiales naturales y piezas recuperadas, pensado para el disfrute de los más pequeños de la casa. Un hogar familiar acogedor y personal. · Today we’re going back to Biarritz to discover this beautiful 150 sqm apartment filled with vintage pieces, natural materials and nordic vibes. A lovely and cozy home for a family with small kids. 

Fotos · Photos: Julien Fernandez. via VT Wonen & Karine Candice Kong

*Pues sí, me temo que tras las últimas meteduras de pata del transportista de muebles -dos muebles rotos seguidos- y ante las nulas alternativas fiables que existen, he decidido que solo serviré las cómodas y consolas que hago con todo el cariño del mundo en persona -menos Madrid, donde tengo quien me eche un cable-, y así me evito problemas y de paso conozco España y a mis clientes:). Sí, me temo que este nuevo tipo de servicio reduce muuucho el campo de entrega para muebles grandes (el resto: mesitas, sillas, bancos, etc se envían a toda España peninsular con servicio de mensajería 24 horas), pero prefiero vivir tranquila… Me he vuelto vaga lista ;D