Cuando ví este reportaje en el número 49 de la revista AD España, fue amor a primera vista. Pero a medida que iba fijándome más en los mil y un detalles que habitan esta casa, como el espejo sol del salón, alguna lámpara de aire retro, la escultura de pared firmada Curtis Jeré, las piezas de cristal de Murano, las lámparas de Tom Dixon o la invasión de corales, comprendí que no me importaría vivir en un lugar así, tonta de mí. Una casa de vacaciones que bien podría estar en la costa de California, en los Hamptons o en Miami, ¡¡pero que está frente al océano atlántico, en las Rías Baixas!!. Nada de extrañar si tenemos en cuenta que sus propietarios son una pareja formada por una gallega y un estadounidense. Y además esta casa me venía al pelo para hoy, que me encuentro de viaje camino a ese paraíso gallego a disfrutar por fin de mis mini-vacaciones ;).


When I first saw this gorgeous home I just fell in love with all the vintage treasures it keeps inside. A holidays retreat for a couple formed by a spanish and a northamerican, so therefore the title of the post, but I really feel that this house could belong anywhere from California coast, to the Hamptons or Miami., and the truth is that it is in Galicia, in the northwest area of Spain. Amazing, um? I wouldn’t mind live in such a place, I promise… (By the way, today I’m starting my holidays… very close to this beautiful house, in the Rías Baixas area :)).

Fotos [] Photos: Manolo Yllera. Escaneadas de la revista AD España [] Scanned from the spanish AD magazine.