Ya me imagino a mí mi misma, sentada ahí, pies en alto, ojeando el último número de una revista, quizá con una copita de cava en mi mano, mientras dejo que me hagan la pedicura. Sí, habéis leído bien: pedicura. Y es que estos maravillosos butacones en dorado y blanco forman parte del mobiliario de un centro de belleza. Lástima que Atlanta me pille un poco a desmano… . [] Pedicure, anyone? Lucky you, if you live in Atlanta
Via: Arianna Belle