Colores fríos y minimalismo en Amsterdam

Esta vivienda en Amsterdam, el hogar de la directora creativa de un estudio de interiorismo de renombre, el Studio Piet Boon, fue en su día un taller de reparación de barcos, lo que intuyo le proporciona una localización extraordinaria, cerca de algún canal y tres plantas de altura con algunos techos con enormes claraboyas que […]

Pequeñas historias de archivo

Realidad vs Publicidad (o una de tomas falsas) · Reality vs Advertising

Ayer descubrí por casualidad esta página plagada de ejemplos de endulzamiento de la realidad a través de encuadres mágicos, eliminación de lo superfluo (véase gente en general) y retoques de Photoshop.  Con su eslogan “No puedes devolver unas malas vacaciones”, desde esta web intentan demostrar que no siempre es oro todo lo que reluce en los folletos y webs de hoteles y resorts del mundo entero, así que se dedican a trasladarse in situ a esos establecimientos y subir sus propias fotos, inspeccionando cada hotel en persona “como haría tu propia suegra” (palabras textuales). Se me vino a la cabeza en ese mismo instante la genial serie “Realidad vs Blog” de la no menos genial Lucía -por cierto, yo alguna aportación tengo hecha al fenómeno ;)-. Aquí os pongo algunos ejemplos, pero la web es tronchante si incluimos los comentarios a cada foto, que, sorry, están en inglés. Eso sí, no he podido resistirme a ponerle un título propio a cada una de las comparativas (a la izquierda, las fotos “oficiales”; a la derecha, las suyas. Llevo un buen rato flipando yo sola… · Yesterday I came across Oyster, a website where you can compare the photos of the turistic brochures and websites with those taken by their staff. As they put it: “The only hotel site that inspects in person. Like your mother-in-law”. So fun (and well, so scary too…)
Un hotel sin vistas · A hotel without a view

 

Piscinas que prometen. Y nada más · Promising swimming pools. Promising. Period.

 

Encuentra las 50 diferencias (no las he contado, pero por ahí se andarán) · Spot the 50 differences (at least)

 

Camas mágicas: ahora ves una; ahora ves dos (no, señores hoteleros, no es lo mismo) · Magic beds: now you see one; now you see two.

 

Sin comentarios (y sin mar cristalina de fondo) · No comment (and no crystal-clear waters in the background)

 

Acércame pa ‘cá el Capitolio, Paco. O de otra de magia · Magic, again.

 

Y cierro con una reflexión: si los expertos en marketing y publicidad que traman estos inventos tuvieran que enfrentarse a los clientes enfurecidos desde una recepción, cara a cara, a centímetros de distancia, como me ha tocado a mí en vidas laborales turísticas pasadas*, muy posiblemente se andarían con más tiento con los retoques y aledaños. He dicho.*Nunca olvidaré la “vue sur mer” (con vistas al mar) convertida por obra y gracia del overbooking en “vue sur mur” (con vistas al muro) en un resort en el que trabajé en Cannes, en la Costa Azul francesa. No veáis lo que mi, de aquella, pobre francés, tuvo que dar que sí aquél día… Mon dieu…

Fotos · Photos: Oyster

4 comentarios

  1. 9 octubre 2013

    Jajajaja! Qué bueno!!

    La verdad que es triste a veces cómo manipulan la realidad!! Así pasa! la decepción llega después!!

    WomanToSantiago

  2. 9 octubre 2013

    Que cierto! yo estuve en Roma hace poco y nos pasó eso, las fotos eran tan mentirosas que a cada rato había discusiones de gente en recepción, y nosotros como éramos 7 fue imposible cambiarnos de hotel, pero lo tendríamos que haber hecho.
    Cariños

  3. 9 octubre 2013

    Qué horror!!! y qué sinvergüenzas quienes engañan de esa manera en los pocos momento de relax que tenemos en el año :(





Te recuerdo que está activada la MODERACIÓN de comentarios, única manera de librarnos de spam y trolls, así que es posible que tu comentario no sea publicado de forma inminente y tengas que ESPERAR UN POCO PARA VERLO. ¡Gracias por tu paciencia!

Bazar Vintage & Chic: piezas con historia y mobiliario nuevo personalizable

Han hablado de V&C