Una casa con mucha solera y nombre propio en Morelia

El nombre -propio- es Casa Michelena, el estilo, una mezcla de barroco español en la piedra, alma mexicana allá donde mires y piezas de mobiliario y decoración de acento europeo de mediados del XX, el lugar, el corazón de Morelia, la capital del estado de Michoacán, y la casa-palacio, una joya declarada monumento histórico. En […]

Pequeñas historias de archivo

Les Misérables

Hoy vengo con algo que me apetece compartir sí o sí. Donde me sale la vena más bloguera con un post que no tiene nada que ver con decoración, ni restauración, ni con el vintage. Si me seguís por Facebook, Twitter o Instagram quizá hayáis leído que antesdeayer fui al cine a ver la peli de Les Misérables, intrigada por el trailer, por la banda sonora, que había escuchado un par de veces en Spotify, y sobre todo animada por vari@s lectores/as cuando me confirmaron que apenas había doblaje y comentaban que les había encantado.

Lo confieso. Soy una friki-fan incondicional del musical. Quizá porque fue el primero que ví en mi vida, durante unos meses que pasé en Londres allá por 1991 (sí, una es muy vintage), porque tengo el CD, el DVD del 25 aniversarío (y sí, el musical empieza a ser ya vintage también ;)) y porque de vez en cuando me sorprendo a mi misma cantando canciones del musical, que lo creáis o no, me se casi enterito de memoria… El caso es que tenía miedo a que la película me decepcionara y que al final, al cantar por casa, lo que se me viniera a la cabeza no fuera la grandiosidad del espectáculo que ví y tanto me impactó hace ya más de 20 años, sino una secuela llena de efectos especiales made-in-hollywood.
Miedos innecesarios. Peliculón. Vaya, que si tuviera 2 horas y pico diarias disponibles para ocio (amén del precio de las entradas de cine, que ya rondan los 9€), allí estaba yo cada tarde hasta saturarme bien de imágenes, música, un vestuario que merece un Oscar con sabor español y unas interpretaciones alucinantes. Un detalle que me arrancó una sonrisa fue el guiño genial al musical, fichando para el papel del obispo a Colm Wilkinson, quien durante años maravilló con su impecable Jean Valjean y con quien llevo cantando en dúo al grito la lleva todos estos años!!

 

Desde hace dos días, cuando tarareo el I had a dream my life would be… ya no pienso en teatro, pienso en cine. Y ahora os dejo que me está esperando Hugh en Spotify para cantar juntos un poco más esta mañana…. ¡¡nos vemos!! [] Two days ago I finally could see the movie Les Misérables, after more than 20 years singing the songs of the musical (my ever favourite one) and I loved it. I did. 

Fotos [] Photos: 1. 4. Vintage & Chic. 2. via 

3 comentarios

  1. 17 enero 2013

    Me siento muy identificada con tu post. Aunque yo no he tenido la suerte de verlo en Londres, me encantan los musicales y, como bien dices, ese es mas que un musical, es algo mitico, algo que forma parte de tu vida.

    Con un miedo parecido al tuyo me acerque el dia del estreno al cine. Y sali igual que tu: que pasada de pelicula, interpretacion, vestuario, fotografia… La han hecho todavia mas obra de culto!

    Y genial el guiño de Colm, yo tambien me di cuenta. Gran homenaje al que consideran el mejor Valjean de la historia!!

    Pues ala, te dejo que me voy a poner la BSO otra vez! Por cierto, si quieres los broches de la revolucion (los de la bandera francesa) tengo ;)

    Encantada de conocer tu blog!

  2. 17 enero 2013

    ….llevo cantAndo a lo barricada, y no hablo del grupo, desde hace dos semanas…
    Venga, me lo pongo…





Te recuerdo que está activada la MODERACIÓN de comentarios, única manera de librarnos de spam y trolls, así que es posible que tu comentario no sea publicado de forma inminente y tengas que ESPERAR UN POCO PARA VERLO. ¡Gracias por tu paciencia!

Bazar Vintage & Chic: piezas con historia y mobiliario nuevo personalizable

Han hablado de V&C