micasa

Una casa (enorme) vestida de azul. Y una de combinaciones infalibles

No te descubro nada nuevo si te hablo de la combinación infalible de azul eléctrico (klein, azulete, Mahón y mil palabras más que suelen adjetivar este intenso y perfecto tono de azul) con blanco y cualquier tonalidad de madera, de la más clara a la más oscura. La madera bien clarita o incluso los muebles […]

Pequeñas historias de archivo

Descubriendo la magia de Villeroy & Boch · Discovering the magic of V&B

porcelana Villeroy & Boch

multinacional, sí, pero cercana; muy moderna, pero tradicional a la vez

Empezaré diciéndote que amo la porcelana. Tanto, que tengo (tenía, con el nuevo cambio) hasta una categoría específica en el blog desde sus inicios. Así que ya te imaginas la emoción que sentí cuando me invitaron a vivir esta experiencia…Es tanto y tan bueno lo que descubrí y aprendí de la mano de la firma Villeroy & Boch la semana pasada en su sede central en Mettlach, Alemania, que he decidido contártelo en dos veces, quizá tres, para no atragantarte a información y bueno, para que me cunda la visita y enseñarte las mil fotos que saqué en el viaje. Empezaré diciéndote que en esta aventura iba muy bien acompañada por Fran, María, Nacho, KatiMiren y Anna y que me da la sensación de que nos quedamos con ganas de más; con ganas -muchas- de repetir pronto :)

ban_era_sofa_villeroy_boch

Sinceramente, me llevé una sorpresa mayúscula al ver lo que significa Villeroy & Boch, todo lo que hay detrás de este logo blanco y azul. Me encontré con una empresa que sigue en manos de la familia que la fundó allá por 1748 (si no entendí mal, la única empresa familiar de esta envergadura e historia en el mundo) y que hoy en día tiene varios centros de producción -todos propios-, una impresionante red de tiendas distribuidas por todo el mundo con miles de empleados y millones de clientes, proyectos en establecimientos punteros de los cinco continentes; multinacional, sí, pero cercana; muy moderna, pero tradicional a la vez. Con una clarísima apuesta por la innovación y el I+D+i y mirando al pasado con cariño, que mantiene su sede central (y mundial) en una pequeña población rodeada de verde y bañada por el río Saar: Mettlach.
porcelana Villeroy & Boch abadía-mettlach
Resulta casi chocante y muy ilustrador, que en la increíble abadía benedictina del s. XVIII de Mettlach, propiedad de la firma -todo un imán para turistas y verdadero centro neurálgico de esta zona-, convivan un museo repleto de joyas de porcelana llenas de historia y las colecciones de baño y wellness más novedosas del mercado. No hay duda, 267 años avalan su buen hacer y dotan a la firma de una personalidad única.
porcelana Villeroy & Boch
porcelana Villeroy & Boch  classica contura
Hoy no vengo a hablarte de sus increíbles vajillas (enamorada perdida vengo de la colección Classica Contura, justo esta de aquí encima) ni de la calidad y el magnífico diseño de sus colecciones de baño y wellness. Eso te lo cuento en otro post. Mi intención hoy es conseguir que te pongas conmigo las botas de seguridad que nos calzamos para visitar su fábrica de sanitarios en Merzig o que abras bien los ojos conmigo cuando veas cómo pintan aún a mano los bordes de platino de su menaje de cocina en la factoría de Mettlach; que sientas el calor de esos hornos que cuecen la porcelana hasta los casi 1.300 grados y la convierten en algo tan especial; que esquives los robots cargados de delicadas piezas de porcelana recién prensada camino del horno; que evites las salpicaduras del agua a presión que limpia el molde donde acaba de nacer un lavabo de doble seno que decorará algún fantástico hotel en algún lugar del mundo, que te quedes sin palabras cuando entres en esa gran nave inundada de un polvo blanco y una luz mágica donde se guardan las materias primas (caolín, feldespato, cuarzo…) con las que se elabora la porcelana de los sanitarios y entiendas la magnitud de esta empresa; como si estuvieras de visita con nosotros. Que les des el “Morgen” a esos trabajadores (muchos de ellos terceras y cuartas generaciones familiares en esas fábricas) y que respires ese buen hacer y concentración tan alemanes, que se sienten nada más poner un pie en ellas, incluso estando tan cerquita de Francia y Luxemburgo :).Venga, ya somos 7 en el paseo. Como verás, no paramos de sacar fotos todo el día, aunque por razones de privacidad, las que te muestro al final del interior de las factorías no son mías…
porcelana Villeroy & Boch
porcelana Villeroy & Boch  Mettlach Museum
Empezamos por la fábrica de menaje.
La primera sorpresa viene al descubrir que todas las piezas nacen prensadas en un molde; en un pispás tenemos una taza, un plato, una fuente de una fragilidad y delicadeza asombrosas. Un brazo robótico las extrae de la prensa, las acerca a la lijadora para eliminar sobrantes y dejarlas listas para el horno. Las piezas se apilan con cuidado unas sobre otras, en su justa medida para que no se deformen por el peso y entran en el horno para la primera cocción. Luego viene el turno de la decoración, caso necesario, pero lo mágico, para mí, fue ver este primer paso. De polvo blanquecino a plato perfecto en tan solo unos segundos. El proceso es largo, la cocción dura horas; según el diseño o el tamaño y complejidad de cada pieza llevará más o menos tiempo realizarlos, pero lo que no varía es el exhaustivo control de calidad. Tuve la ocasión de tener piezas descartadas en mis manos en las que no fui capaz de ver la minúscula tara hasta que me la mostraron con el dedo (y no, no soy miope ;)).
porcelana Villeroy & Boch  Mettlach

 

 

Este es el almacén para su división de menaje de Mettlach: una nave de premiado diseño que casi se funde en el paisaje, con sus 100 metros de largo, 25 de alto y 50 de ancho. Dudo que haya un punto de concentración de porcelana más alta en el mundo :).

 

Y aquí estamos todos a la salida de nuestra primera visita. De pie, Anna (de Villeroy&Boch España), yo, María, Kati, Fran y delante Nacho y Miren. Nos quedaba aún mucho por recorrer…

 

Te confieso que la fábrica que de verdad me fascinó fue la de sanitarios que está a pocos kilómetros, en Merzig. Quizá porque al tratarse de piezas de mayor tamaño, todo adquiere otra dimensión aumentada: la cantidad de materias primas, el tamaño y ritmo de los brazos robotizados (y humanos :)), los hornos… Ver cómo los operarios -casi todos hombres- son capaces de trabajar con una precisión asombrosa esa porcelana tan frágil nada más salir de la prensadora, suavizar bordes, hacer agujeros, colocar de forma manual los transfers con el logo justo en el lugar adecuado… Sorprenderte con el antes y después de un lavabo, con su merma de más de un 30%, la complejidad del proceso y todas las pruebas que han sido necesarias para conseguir esa perfección. Todo adquiere un nuevo significado, un valor especial. No hay lugar para los fallos. A la mínima, una pieza es descartada y reciclada. Porque solo las piezas impecables siguen el camino. El control de calidad es continuo; fase a fase en el proceso de producción. Y los operarios reciben una recompensa por cada pieza impecable que fabrican; el mimo y la concentración son palpables.
El paseo toca a su fin. Te diré que deambular por un almacén con cientos de lavabos e inodoros alineados es como entrar en un paisaje surrealista. Te parecerá una broma, pero ahora, cada vez que voy a algún baño fuera de casa, miro a ver si están hechos en esta fábrica. Les he visto hacerlos. Sé de dónde salen y el esfuerzo y el cariño de cada operario pone en su trabajo.
La próxima semana te hablaré de su museo y su exposición de sanitarios, de su famoso Outlet (por lo que he podido ver en internet) y de nuestras pequeñas compras -cosas que tener que volver en avión-.
No quería despedirme hoy sin darles las gracias a los responsables de la firma, tanto en Alemania como en España, por su calurosa acogida, su profesionalidad y por hacer que esos 3 días intensos se pasaran volando; a mis compañeros de aventura gracias por las risas, las charlas y las confidencias blogueriles. No tenemos remedio.
Fotos · Photos: Villeroy&Boch, Vintage&Chic




Te recuerdo que está activada la MODERACIÓN de comentarios, única manera de librarnos de spam y trolls, así que es posible que tu comentario no sea publicado de forma inminente y tengas que ESPERAR UN POCO PARA VERLO. ¡Gracias por tu paciencia!

Bazar Vintage & Chic: piezas con historia y mobiliario nuevo personalizable

Han hablado de V&C