Una visita al Petit Palais de París (y descubriendo a Fernand Pelez)

Quizá lo mío no sea lo habitual, pero el caso es que después de haber visitado París varias decenas de veces en los últimos 4 años, nunca había sacado tiempo para ir a ver el Petit Palais, sede del Museo de Bellas Artes de la ciudad. En mi descargo diré que con una competencia tan […]

Pequeñas historias de archivo

Siempre quise una pared decadente… Y ya es mía. De papel, pero mía.

Pues sí, hace años ya que llevo comprobando cómo hay pocas cosas más decorativas que una pared vivida y desgastada. Hay un no sé qué que me fascina en ese toque decadente, capaz de poner en valor como pocas superficies la potencia de un dorado antiguo o la belleza de un marco, un cuadro, una foto o un espejo. Imagina un dormitorio con una pared de este estilo y superpuesto, el toque lujoso de un terciopelo en el cabecero. De hecho muchas reformas actuales en pisos con solera se limitan a consolidar este tipo de paredes, sin tocarlas ni intervenirlas, más allá de protegerlas para que conserven todo ese encanto imposible de imitar. Pero como en un piso moderno es misión imposible tener una pared así, nada como las nuevas técnicas de impresión y ese invento fantástico que son los maravillosos murales a medida para conseguir traerte lo decadente a casa en un pispás. Y sin humedades, ni obras, ni peligro de que la pared siga desconchándose. Este mural es de la firma Photowall , da el pego en cuanto te separas un par de metros ;), y mi experiencia con ellos ha sido impecable. El pedido llegó en unos días, el papel es de muy buena calidad, la cola que traen para colocarlos en la pared no gotea, se coloca muy fácil con una simple brocha, se lava fácilmente y adhiere fenomenal y el proceso de colocación no puede ser más sencillo. Abajo te explico. Ah, pero antes de seguir, que sepas que al final te dejo un código descuento para ahorrarte un 25% en cualquier pedido que realices en su tienda antes del 11 de febrero

Esta es la pared de 4 metros de largo de la zona del comedor en el salón. Desde que nos mudamos en verano de 2019 no acababa de saber qué hacer con ella. Hasta que esta foto que verás a continuación se cruzó en mi camino… No quería un estampado demasiado llamativo, pero sí algo “interesante” que diera calidez a esa zona. Tuve la intuición que ese mural combinaría con el color topo del resto del salón y he de reconocer que no me equivoqué. Estoy feliz con el cambio.

Foto: Photowall

El proceso de colocación fue muy rápido. Unas 3 horas para 4 metros lineales de 2,5 m de altura. El papel es de muy buena calidad y se dejaba manipular con facilidad. Los 3 rollos llegaron por mensajería a los pocos días de hacer mi pedido, y traían unas instrucciones detalladas (si estás de empapelar, nada nuevo bajo el sol :)), y la cola para mezclar con agua. Solo necesitas un cubo para el agua (con dos litros y la mitad de uno de los tres sobres que traía fue suficiente), una brocha, una regla para marcar y medir, un cúter y tijeras, lápiz para numerar los paneles por el reverso una vez cortados), un trapo seco para ayudarte a alisar el papel cuando lo estás colocando y una bayeta ligeramente humedecida para retirar posibles excesos de cola que puedas tener. Al menos esas fueron mis herramientas. Tienes todo el proceso en una Stories destacada de mi cuenta en Instagram. Así que aquí me limitaré a dejarte algunas fotos del resultado final de mi nuevo, sí, nuevo comedor. Tal es el cambio. Fotos de día y de noche. No sé cómo me gusta más.

Y ahora el código prometido. Tan solo tienes que poner vintageandchic25 (así en minúsculas y seguido) en la casilla de descuentos y promociones, pero siempre entrando a través de este enlace a Photowall y ese 25% de descuento se te aplicará de forma inmediata hasta el 11 de febrero de 2021. Aquí debajo te dejo otras de las opciones que valoré para ese espacio, pero marido no estaba por la labor de algunas de ellas y en fin, yo siempre quise tener una pared decadente y este era el momento para ello ;)

Esta, porque yo siempre he querido tener (también) una pared con un bosque tropical… Entrar en casa y ver esto te teletransporta a otro mundo sí o sí. En blanco y negro o en color.

Esta, porque cada vez me gusta más el rosa. Y este mural es simplemente perfecto.

Este, porque era el otro “neutro” más factible para que marido dijera que sí. Y porque una pared de hormigón visto, además de pegar con todo es pura elegancia… brutalista.

Este, porque me alucinan las veladuras de la acuarela…

Este, porque me gustaba ese aire renovado, una especie de evolución del archiconocido Woods de Cole & Son (sí, ese de los troncos desnudos tan ideal que estás cansad@ de ver. Bueno, cansad@ tampoco, que a mí me sigue pareciendo ideal.

Y este túnel de árboles en flor con su alfombra de pétalos de color rosa, porque yo podría vivir siempre ahí. Sí, ya os imagináis que ni lo intenté. Pero soñar es gratis :)





Te recuerdo que está activada la MODERACIÓN de comentarios, única manera de librarnos de spam y trolls, así que es posible que tu comentario no sea publicado de forma inminente y tengas que ESPERAR UN POCO PARA VERLO. ¡Gracias por tu paciencia!

Bazar Vintage & Chic: piezas con historia y mobiliario nuevo personalizable

Han hablado de V&C