pintar-con-pintura-chalk-paint-a-la-tiza

venga, fuera pereza. vamos a darle un poco de color a nuestra casa.

Ya lo habrás visto. Las chalk paint o pinturas de tiza (por el chalk, en inglés) están por todas partes. Las verás en muchas tiendas de pinturas y en casi todas las de manualidades y bricolaje. Hay un montón de marcas con unos coloridos bastante amplios, unos precios razonables y en mi experiencia -y ya llevo unas cuantas piezas- el acabado final es prácticamente igual al de pinturas acrílicas mate o satinadas, eso sí, siempre que sigamos un proceso similar. He hecho muebles con ambas y te doy mi palabra que me ha resultado imposible saber qué pintura era cada cosa. Ya ni te digo si le pregunto a mi marido :)

La principal ventaja de las pinturas a la tiza, que por cierto no son ningún invento nuevo ya que llevan años en el mercado (descubrí la chalk paint de Annie Sloan hace ya por lo menos 5 años), es que no necesitan imprimación previa, es decir, se adhieren bien a cualquier superficie (cristal, metal, barnices…), como lo hace cualquier imprimación. Y eso, claro, es un aliciente a tener muy en cuenta si vamos a enfrentarnos al trabajo de dar un cambio a un mueble antiguo y ahorrarnos unas cuantas horas de trabajo o utilizar menos materiales. Sin embargo, y esto es importante para mí decírtelo: yo suelo siempre retirar los barnices de mis muebles. Salvo en este ejemplo y poco más. Manías mías.

Básicamente, para pintar un mueble sin retirarle los barnices tenemos dos opciones: pintar con pinturas que se adhieren solas, como las chalk paint, o utilizar una imprimación y luego aplicar cualquier tipo de pintura o esmalte. Las imprimaciones al agua van de maravilla, pero los colores suelen estar limitados al blanco, negro y algún rojo, verde o azul y poco más. Además, las pinturas a la tiza son geniales cuando quieres desgastar los bordes, dar un efecto decapado y dejar que se vea la madera del mueble debajo. Con una imprimación de color distinto al de la pintura, al desgastar los bordes, se verían esas distintas capas de pintura antes de llegar a la madera de debajo.

Así que hoy quería enseñarte cómo hacer esto:

cómo-pintar-un-mueble-antiguo-con-chalk-paint-pintura-a-la-tiza
Pero antes de empezar, quisiera responder a algunas dudas que me habéis consultado sobre las chalk paint (a ver, no soy ninguna experta, ni en esto ni en nada, pero llevo ya casi 7 años trabajando con distintos tipos de pinturas (clic) y algo de práctica ya tengo :D) :

¿Las chalk-paint secan más rápido que otras pinturas? Depende. Mi experiencia es que secan tan rápido como las pinturas acrílicas mate (tipo FolkArt, Americana…) o satinadas (tipo Amsterdam). Si hace calor, o si te vas ayudando de un secador de pelo, el secado es casi inmediato. Minutos, vaya.

¿Hay que utilizar alguna brocha especial? Según cada casa (y hay muuuchas firmas que ofrecen este tipo de pinturas) te recomendarán una brocha especial. Yo utilizo las mismas brochas y rodillos que para el resto de pinturas.

¿Hace falta barnizarlas? Sí, como con la mayoría de pinturas acrílicas hay que darles un acabado que las proteja. Puedes usar ceras incoloras o barnices. Al final te dejo los detalles.

¿De verdad que no tengo que lijar previamente? La pregunta del millón. Pues no. NO HACE FALTA LIJAR… lo que no quiere decir que no convenga lijar un mínimo, suavecito, para dejar la superficie lo mejor posible. Cada mueble es un mundo porque en su día le habrán echado un barniz al disolvente, o al agua; quizá lleva un acabado con cera o goma laca o resulta que está pintado… y puede tener manchas, y golpes que arreglar y desconchones o arroyones de trabajos previos poco cuidadosos y eso deberíamos arreglarlo antes de empezar. Y a veces la lija es aliada imprescindible. Las imprimaciones tampoco necesitan lijado previo. Yo pinté hace 7 años las puertas de mi casa con imprimación y esmalte sin lijar nada de nada y ahí están :).

¿Puedo pintar otras superficies con pinturas a la tiza? Pues sí. Puedes pintar lo que quieras: cristal, madera, piedra… he visto hasta pintar paredes y tela (ojito, no creo que resista un lavado en lavadora ni de broma)… sin ir más lejos, las traseras de estas sillas son de rejilla, y como ves, han quedado fantásticas. Es decir, hay mil opciones, aunque la mayoría se pueden hacer con pinturas acrílicas igualmente.

Lo que necesitas:

4-cómo-pintar-una-silla-con-chalk-paint

1. Pintura. En este caso he usado el color Turquesa Vivo de la firma Auténtico Chalk Paint, pero hay muchas más marcas con sus propias fórmulas pero acabados similares: FleurPaint, Annie Sloan, Americana Decor… De verdad hay un montón en el mercado. Aquí te dejo un enlace donde podrás comprar pintura a la tiza en un montón de colores…

2. Paletina, brocha (y rodillo de lacar si buscas un acabado extraliso)

3. Lija muy fina para pintura (de 180, 280 o 400 gr). Para lijar entre capas (solo si quieres)

4. Barniz al agua para interior o cera incolora. Te he dejado dos enlaces directos para su compra. No son los que yo usé, pero conozco las marcas porque he usado otros productos suyos. Hay muchas marcas y muchos tamaños. Lo mejor es que compres el tamaño que vayas a usar y no te sobre nada.

Al ser pinturas al agua no necesitas un extra de ventilación y los guantes van a discreción. Eso sí yo te recomiendo proteger el espacio de trabajo y tu ropa, porque al final te pasas más tiempo arreglando daños colaterales que pintando :)

El proceso:

El que te voy a mostrar es idéntico utilizando pinturas a la tiza o de otro tipo. Solo has de recordar que si usas pinturas que no se adhieran fácil, deberás usar una imprimación debajo (mejor siempre al agua). Ten en cuenta que si vas a pintar una madera virgen, sin barnizar (un mueble nuevo, por ejemplo) la pintura, cualquier tipo de pintura, se agarra perfectamente así que no necesitas utilizar imprimación.

3-cómo-pintar-un-mueble-antiguo-con-chalk-paint-pintura-a-la-tiza

1. Destapizamos.

Si la espuma y el asiento o cinchas están firmes y pueden aprovecharse, no las retiraremos. Si están dañadas y hay que reponerlas, mejor hacerlo antes de empezar el proceso de pintado.

2. Limpiamos.

Limpiamos bien el mueble, ya sea madera, aglomerado, un sobre de mármol, tiradores de metal… ¡todo se puede pintar sin problema!

El objetivo es retirar cualquier resto de suciedad o grasa. Puedes hacerlo con disolvente, con jabón… he leído mil y una fórmulas. Yo suelo quitarlo con disolvente, pero sin empapar el trapo en exceso para evitar que los barnices se retiren. También me gusta pasar una lija de grano fino de forma uniforme por todo el mueble (pasar, no lijar a fondo). El objetivo es asegurarnos que la superficie quede limpia, sí, pero también lo más uniforme posible.

3. Reparamos

Si ves que hay gotas antiguas de barnices mal echados o ves alguna imperfección, es el momento de quitarlas. Puedes lijar hasta eliminar esos salientes teniendo en cuenta que esas zonas en las que expongas la madera deberán quedar protegidas de alguna forma, por si tuvieran tintes que pudieran manchar la pintura. En ese caso, y ante la duda, podemos echar un poco de tapaporos con una brocha en esas zonas para evitar manchas. Insisto: únicamente si has tenido que lijar y has levantado el barniz llegando a la madera. Y si lo que hay son golpes, agujeros de carcoma antiguos o arañazos, nada mejor que un poco de pasta de madera. Como pintarás encima, el color no importa. Dejas secar (secan rápido, algunas en unos minutos), lijas la superficie con cuidado y listo. Aquí no hace falta echar tapaporos.

Si la silla tuviera carcoma viva, te recomiendo echar un vistazo a este tutorial.

Ya está hecho lo más engorroso: preparar el mueble para lo realmente divertido ¡¡darle color!!

2-cómo-pintar-un-mueble-antiguo-con-chalk-paint-pintura-a-la-tiza

4. Pintamos*.

Aquí me habéis preguntado algunas veces cómo consigo que la superficie de mis muebles sea tan lisa, casi como lacada, sin ninguna marca de brocha. Supongo que es cuestión de práctica y de que te guste así, claro, pero ayuda utilizar brochas o paletinas de pelo suave o bien, brochas normales y repasar con un rodillo de lacar. Y además, lijar entre capas, muy suave, con lijas especiales de pintura. Muy despacito, con cariño, porque no queremos retirar la pintura, solo nivelarla. Es un trabajo latoso pero claro, al final el resultado se nota…

¿Cuántas capas son necesarias? No te asustes, pero tengo echadas hasta 8 capas en colores muy intensos (fucsia, rojo) con pinturas acrílicas. Al final el resultado es espectacular, ya que queda casi como lacado. En todo caso, en pinturas a la tiza me gusta rebajarlas con agua para trabajarlas mejor.

Para que te hagas una idea, esta silla azul llevó 4 capas y una adicional en el respaldo, ya que la rejilla lleva su tiempo…

*tengo leído de gente que ha pintado sus muebles con una única capa de pintura o dos como mucho y ya tiene su mueble listo. No los he visto en directo, así que no puedo decir cómo quedan realmente aunque insisto: yo prefiero más capas para controlar bien el acabado. Pero la ecuación es sencilla: cuanto más espesa la pintura, menos capas = menos trabajo :).

5. Barnizamos o enceramos.

Cuando la pintura ya está seca (para que te hagas una idea, pintar la silla, ayudar a secar con el secador de pelo, echar un par de capas más puede llevarte ¿una hora y media?¿dos horas?) toca darle una protección. Si optas por la cera incolora, necesitas un trapo seco de algodón que no suelte pelo, guantes para tus manos y la vas aplicando de forma que toda la superficie quede bien protegida. Es conveniente haber pasado una lija muy suave para que quede bien lisa la superficie antes de echarle la cera. Si quieres un extra de desgaste puedes aplicar la cera con lana de acero nº000. Va en gustos. Luego sacamos brillo con unas antiguas medias de lycra o un trapo de algodón ¡y listo!

Si optas por el barniz, algo más engorroso para trabajar en sillas, por todos los huecos y recovecos y aquello de evitar gotas de barniz, usamos una paletina suave (tipo a la de la foto superior) y aplicamos poca cantidad para trabajar. Es mejor aplicar el barniz algo diluido en agua para trabajarlo mejor pero, insisto, poca cantidad para que no gotee. Puedes dar varias capas, dejando secar completamente entre ellas, hasta dar con el punto que buscas.

Hay barnices incoloros al agua mate, satinados y brillantes. A cada uno lo que prefiera… Aquí utilicé una cera incolora aplicada con trapo y le dí un ligero desgaste en algunos bordes.

5-cómo-pintar-un-mueble-antiguo-con-chalk-paint-pintura-a-la-tiza

6. Tapizamos.

Si vas a hacerlo tú, encontrarás en la web mil tutoriales para hacerlo. Yo se lo llevo todo a mi tapicero de cabecera :)

Y ya tienes tu precioso mueble recuperado con la satisfacción extra que da el haberlo hecho por tí mism@ ¿verdad? 

6-cómo-pintar-un-mueble-antiguo-con-chalk-paint-pintura-a-la-tiza

Así luce la silla a lado de una mesita azul aguamarina de nuestra colección NewChic (te diré que está pintada con pinturas acrílicas mate siguiendo el mismo proceso) y la preciosa lámina Frida

Notas al pie:

Si vas a pintar una cómoda, mesita o cualquier mueble con puertas o cajones te recomiendo que no abuses de la pintura en los laterales de cajones o puertas. ¡Tienen que poder abrir y cerrar!. Es posible que necesites lijar antes para que la pintura ocupe el espacio de los antiguos barnices. Si ves que van bien de holgura antes de pintar, no tendrás problema.

Ahora te invito a que veas estos otros tutoriales para muebles que he ido haciendo estos años. Verás en algunos casos que el proceso no es exactamente el mismo para el mismo acabado, pero es que una va adquiriendo experiencia y nuevos trucos a base de trabajo y práctica:

Silla con efecto delavado

Pintar un mueble con pintura tipo esmalte blanco

Mesita muy desgastada en dos tonos

 

2-silla-turquesa-y-mesita-de-noche-azul

Recuerda que tienes unos botones justo al final del post para compartirlo desde tus redes sociales, si te apetece, y que haciendo clic aquí debajo podrás suscribirte a nuestra newsletter quincenal cargada de inspiración y cosas bonitas :)

ENTÉRATE DE TODO LO QUE SE CUECE EN VINTAGE & CHIC: PROMOCIONES, TUTORIALES, SORTEOS,...

descubre nuestra tienda online de decoración con objetos vintage y mobiliario personalizado