En respuesta a varios mails sobre cómo eliminar la carcoma o polilla de un mueble y ya puestos, cómo disimular los agujeros, aquí va un breve tutorial de una manera para hacerlo. Como siempre, recordad que hay mil caminos que llevan al mismo sitio. Este es el que yo recorro casi a diario en el taller.

Y a las preguntas ¿cómo sé si mi mueble tiene carcoma/polilla? y ¿es realmente necesario quitarla?, dos breves respuestas: si hay agujeros, hay o ha habido carcoma; si encuentras restos del polvillo blanco, entonces la carcoma está ahí y está viva comiéndose el mueble poco a poco… Y en cuanto a si es necesario quitarla, creo que la foto superior te da una pequeña idea de lo que esos bichos son capaces de hacer con un mueble. A mí se me han deshecho en mis manos, volatilizado literamente, patas enteras de muebles… Y además, quitar la carcoma es un proceso relativamente sencillo. Allá vamos.
Lo primero, las herramientas. Hay varias marcas de tratamientos, pero yo suelo usar este de Xylazel. No se si es el mejor, el peor o mediopensionista, pero a mí me funciona muy bien. Así que, resumiendo: jeringuilla, espátula, brocha, film plástico, líquido matacarcomas y pasta de madera.

 

Y me han faltado varios elementos en esta foto: espejo pequeño, linterna, guantes y lija de madera de grano fino (del 100 o 150).

El proceso:
1. Desmontar el mueble todo lo posible (a veces con sacar cajones es más que suficiente). La idea es tener acceso visual a todos los huecos y recovecos y ver dónde están todos los agujeros. Aquí es donde un espejo y una linterna resultan aliados imprescindibles.
2. Una vez localizados los puntos, comprobaremos que la superficie esté bien firme. Es decir, que si al apretarla, se hunde o la madera se nos queda en las manos, quizá haya que pensar en sustituir esa pieza por una nueva (ahí ya hablamos de carpintería…). Lo mejor, que este paso dos nos lleve volando al paso tres.
3. Procedemos a inyectar el líquido uno a uno en cada agujero. Guantes, buena ventilación y mucha paciencia. Es posible que necesitéis hacer acopio de jeringuillas. La idea es que el líquido llegue a rebosar ligeramente por cada orificio; así sabremos que todos los huecos internos donde está la carcoma queden inundados. El objetivo está claro: acabar con los bichos!!

 

 

4. Si lo que vamos a hacer después es pintar o restaurar la madera ( si no vais a hacer nada más, saltaros este punto), una vez que hemos inyectado todos los agujeros, echaremos el tratamiento con brocha por todo el mueble para asegurarnos bien que todo quede protegido. Así, las zonas de más difícil acceso quedarán también cubiertas.
5. Ahora toca envolver el mueble con plásticos (bolsas de basura, por ejemplo) para que el líquido se impregne bien. Sellarlo para que entre el menos aire posible. Yo suelo utilizar film en rollo como el de la foto (lo hay de varios tamaños). Aquí toca esperar. Hay quien espera dos días, hay quien espera un mes. Yo suelo dejarlos de 2 a 3 semanas.
6. Pasado ese tiempo y con la carcoma en sayonara-baby, toca reparar daños. De nuevo va en gustos. Hay quien prefiere que los agujeros queden ahí bien visible como parte de la historia de la pieza (os diré que en muchos muebles nuevos se agujerea la madera para imitar precisamente la carcoma….). Habrá quien prefiera taparlos. En este último caso, de nuevo hay varias opciones. Si vais a pintar, podéis usar pasta de madera. Hay mil marcas, colores y tipos disponibles.

 

 

Podemos echar una pequeña cantidad directamente del bote, asegurándonos de que el producto cubra bien el hueco y luego alisamos con una espátula. Esperamos a que seque (va en función del fabricante, pero viene a ser un par de horas o algo más), lijamos y listo. Es posible que algunas pastas mermen y tengamos que repetir el proceso hasta que la superficie quede bien lisa. Es cuestión de paciencia.
7. Si vamos a dejar la madera natural, podemos usar ceras que ya vienen listas para estos menesteres. Se ofrecen en una variadísima gama de colores para adecuarse mejor a cada tipo/color de madera y así queden completamente disimulados.
8. Toca pintar y presumir. Aquí os dejo un antes y un después (sí, el mueble de abajo es el mismo de la foto de la jeringuilla, así que, como veis, hay vida más allá para un mueble tocado por la carcoma…).

 

 

Espero que os sirva de ayuda. Si tenéis otra fórmula más sencilla, mejor o queréis compartir vuestra experiencia, ya sabéis que estaré encantada de aprender.

Feliz semana…¡sin carcoma!!!

Today I’m sharing the way I remove the woodworm. I think that the photos will help you with the process, but anyway, here I am if you have any questions!

Fotos · Photos: Vintage & Chic

<>

Más tutoriales que quizá te interesen:

1. Cómo pintar con pinturas a la tiza (chalk paint)

2. Cómo quitar barnices y pinturas de un mueble

3. Cómo dar un efecto “delavado” a tus muebles de madera